:)
inicio
el efecto circpau
estratégia y táctica
organizativo
ecómico
comunicación
festival circpau
index

top volver avance




estratégia y táctica
ecologi­a y capitalismo Imprimir E-mail


los costos del cambio climático


la tierra sobreviría a nuestra insensatez                   parque jurasico / michael crichton

El mero hecho de que haya durado mucho tiempo no significa que sea permanente. Si ocurriese un accidente producido por radiación atómica.

Supongamos que ocurriese- dijo Malcom -, Digamos que se produce uno malo de verdad y que mueren todas las plantas y todos los animales, y que la tierra crepita como una brasa ardiente durante cien mil años: la vida sobreviviría en alguna parte, bajo el suelo o, a lo mejor, congelada en el hielo ártico. Y , después de muchos años, cuando el planeta ya no fuera inhóspito, la vida nuevamente se diseminaría por él. Y el proceso evolutivo comenzaría una vez más. Podría ser que transcurriesen algunos miles de millones de años hasta que la vida recuperase su variedad actual. Y claro está, sería muy diferente de lo que es hoy. Pero la Tierra sobreviviría a nuestra insensatez. Sólo nosotros - concluyó - creo que no lo haríamos.


insostenibilidad ecológica

Rápido crecimiento de la población en todo el planeta y uso inmediatista de los recursos físicos y los sistemas para el soporte biológico.

Si siguen las tendencias actuales, en algún momento del presente siglo, los requerimientos de la humanidad serán superiores a la capacidad del planeta para suministrarlos. Ésta es una situación sin precedente, 42 de 52 países analizados no podrían satisfacer las necesidades de sus habitantes sin recurrir al intercambio con otros países.

Cada hora 685 hectáreas de tierra productiva se convierten en desierto y cada día 250,000 toneladas de ácido sulfúrico caen como lluvia ácida en el hemisferio norte.


¿Podría decirse entonces que la geometría fractal nos da un acercamiento más ecológico a la naturaleza? Me sorprende que lo pregunte y me sorprendo a mí mismo respondiendo que sí.                     mandelbrot


ecología y capitalismo se niegan frontalmente                           31 marzo 2005

No hay acuerdo posible. Si, a pesar de ello, la lógica del capital asume el discurso ecológico... o es para obtener lucro, o para espiritualizarlo y así vaciarlo, o simplemente para imposibilitarlo y, por tanto, para destruirlo.

El capitalismo no sólo quiere dominar la naturaleza, sino arrancar todo de ella, depredarla. La lógica del capital, como modo de producción y como cultura, es ésta: producir acumulación mediante la explotación -de la fuerza del trabajo de las personas, por la dominación de clases, por el sometimiento de los pueblos y finalmente por el pillaje contra la naturaleza-.

Un análisis incluso superficial entre ecología y capitalismo identifica una contradicción básica. Donde impera la práctica capitalista se envía al exilio o al limbo la preocupación ecológica.

Hoy, por la unificación del espacio económico mundial en los moldes capitalistas, el saqueo sistemático del proceso industrial contra la naturaleza y contra la humanidad, hace al capitalismo claramente incompatible con la vida. Se plantea así una bifurcación: o el capitalismo triunfa al ocupar todos los espacios como pretende, y entonces acaba con la ecología y pone en riesgo el sistema-Tierra, o triunfa la ecología y destruye al capitalismo, o lo somete a tales transformaciones y reconversiones que no pueda ya ser reconocible como tal. Esta vez no va a haber un arca de Noé que nos salve a algunos y deje perecer a los demás. O nos salvamos todos o pereceremos todos.

El capitalismo produjo también una cultura, derivada de su modo de producción, asentado en la exportación y el pillaje. Sin una cultura capitalista que vehicula las mil razones justificadoras del orden del capital, el capitalismo no sobrevivirá. La cultura capitalista exalta el valor del individuo, le garantiza la apropiación privada de la riqueza, hecha por el trabajo de todos, coloca como quicio de su dinamismo la competencia de todos contra todos, intenta maximizar las ganancias con la mínima inversión posible, procura transformar todo en mercancía para tener siempre beneficios, instaura el mercado, hoy mundializado, como el mecanismo articulador de todos los procesos de producción, de competencia y de distribución...

Si alguien busca solidaridad, respeto a las alteridades, compasión y veneración frente a la vida y al misterio del mundo... que no los busque en la cultura del capital. George Soros, uno de los mayores especuladores de las finanzas mundiales y profundo conocedor de la lógica de la acumulación sin piedad (vive de eso), afirma claramente en su libro La crisis del Capital que el capitalismo mundialmente integrado amenaza a todos los valores societarios democráticos, poniendo en riesgo el futuro de las sociedades humanas.

Queremos mostrar cómo el capitalismo, en cuanto modo de producción y en cuanto cultura, inviabiliza la ecología tanto ambiental como social.


Comencemos con la ecología ambiental. A este respecto, las hipótesis acerca del futuro de la Tierra son dramáticas. Grandes analistas confiesan que el tiempo actual se asemeja mucho a las épocas de gran ruptura en el proceso de evolución, épocas caracterizadas por extinciones en masa. Efectivamente, la humanidad se encuentra ante una situación inaudita. Debe decidir si quiere continuar viviendo, o si prefiere su propia autodestrucción. Por primera vez en el proceso conocido como hominización, el ser humano se ha dado a sí mismo los instrumentos de su propia destrucción. Se creó el principio de autodestrucción que tiene en el principio de responsabilidad y de cuidado su contrapartida. De ahora en adelante la existencia de la biosfera estará a merced de la decisión humana. Para continuar viviendo el ser humano deberá quererlo positivamente.

Los indicadores son alarmantes. Dejan poco margen de tiempo para los cambios necesarios. Estimaciones optimistas establecen la fecha límite del año 2030-2034. A partir de ahí, si no se toman medidas urgentes y eficaces, la sostenibilidad de sistema-Tierra, ya no estará garantizada.


entre otros, tres son los nudos problemáticos creados por el orden del capital

leonardo boff / río de janeiro, brasil

el nudo del agotamiento de los recursos, el de la sostenibilidad de la Tierra y el de la injusticia social mundial.

1. el nudo de la extinción de los recursos naturales

Cada día desaparecen para siempre 10 especies de seres vivos. Desde la época de la desaparición de los dinosaurios, 65 millones de años atrás, nunca se ha visto un exterminio tan rápido. Con esos seres vivos desaparece para siempre una biblioteca de conocimientos que la naturaleza sabiamente había acumulado.

A partir de 1972 la desertificación en el mundo creció igual al tamaño de todas las tierras cultivadas de China y de Nigeria juntas. Se perdieron cerca de 480 millones de toneladas de suelo fértil, una superficie equivalente a las tierras cultivables de India y Francia juntas. El 65% de las tierras que un día fueron cultivables, hoy ya no lo son. La mitad de las selvas existentes en el mundo en 1950 han sido tumbadas. Sólo en los últimos 30 años han sido derribados 600 mil km2 de selva amazónica brasileña, el equivalente a la Alemania unida, o a dos veces el Zaire.

Las inmensas reservas naturales de agua, formadas a lo largo de millones y millones de años, en este siglo pasado han sido sistemáticamente bombeados y están próximos a agotarse. El agua potable ya es uno de los recursos naturales más escasos, pues solamente el 0’7% de toda el agua dulce es accesible al uso humano. Va a haber guerras por las fuentes de agua potable.

Tras este proceso de pillaje, se oculta una imagen reduccionista de la Tierra. Es vista sólo como un almacén muerto de recursos a explotar. No es respetada en su alteridad y autonomía ni se le reconoce ninguna sacralidad. Mucho menos todavía es amada como un superorganismo vivo, la Gran Madre de los antiguos, la Pacha Mama de nuestros indígenas y la Gaia de los cosmólogos.

2. el nudo de la sostenibilidad de la Tierra

¿Cuánta agresión aguanta la Tierra sin desestructurarse? Las 60 mil armas nucleares construidas, si explotaran podrían causar un invierno nuclear. Las finas partículas del humo de los grandes incendios por ellas producidos, junto con los elementos radioactivos inyectados en la atmósfera, oscurecerían y enfriarían la Tierra de forma más intensa que en las eras glaciales del pleistoceno. Habría un colapso de la humanidad y de todo el sistema de vida, consecuencias perversas siempre descuidadas por las potencias militaristas.

Otra amenaza importante es representada por el calentamiento creciente de la Tierra. Es el así llamado efecto invernadero. La quema de petróleo, de carbón y de las selvas, libera el dióxido de carbono que calienta la atmósfera. En el último siglo la temperatura de la tierra ha aumentado entre 0’3 y 0’6 ºC. Para los próximos 100 años se calcula un aumento de entre 1’5º a 5’5º C. Tales cambios provocarán desastres descomunales, como sequías y deshielo de los cascotes polares. Las inundaciones de las costas marítimas, donde vive el 60% de la población mundial, causarían millones de víctimas.

¿Qué capacidad tiene la tierra frente a tantas agresiones producidas primordialmente por el modo de producción capitalista? Se teme que el efecto acumulativo de las agresiones llegue a un punto crítico tal que quiebre el equilibro físico-químico-biológico de la Tierra.

3. el nudo de la injusticia social mundial

Pasemos a la ecología social: ¿Cuánta injusticia y violencia aguanta el espíritu humano? Es injusto y sin piedad que, en el actual orden del capital mundializado, el 20% de la humanidad detente el 83% de los medios de vida (en 1970 era el 70%) y el 20% más pobre tiene que contentarse con sólo 1’4% (en 1960 era 2’3%) de los recursos. Este cataclismo social no es inocente ni natural. Es resultado directo de un tipo de desarrollo que no mide las consecuencias sobre la naturaleza y sobre las relaciones sociales. Por eso constituye una trampa del sistema capitalista el llamado «desarrollo sostenible», que evidencia una contradicción en su mismo nombre.

La categoría «desarrollo» está tomada del área de la economía capitalista. El desarrollo capitalista (deberíamos decir el crecimiento) es profundamente desigual: crea acumulación apropiada por unos pocos a costa de la explotación y del perjuicio de las grandes mayorías. Ese crecimiento pretende ser lineal y siempre creciente.

La categoría «sostenibilidad» proviene de otro ámbito: de la biología y la ecología. Significa capacidad que un ecosistema tiene de incluir a todos, de mantener un equilibrio dinámico que permita la subsistencia de la mayor biodiversidad posible, sin explotar ni excluir.

Como se ve, sostenibilidad y desarrollo capitalista se niegan mutuamente; no combinan los intereses de la producción humana con los intereses de la conservación ecológica; al contrario, se niegan y destruyen. Lo que se necesita es una sociedad sostenible que se dé a sí un desarrollo que satisfaga las necesidades de todos, y del entorno biótico. Que el planeta sea sostenible y pueda mantener su equilibrio dinámico, rehacer sus pérdidas y mantenerse abierto a ulteriores formas de desarrollo.

Además de haber sido, en el pasado, suicidas, homicidas y etnocidas, ahora comenzamos a ser ecocidas. El capitalismo ¿nos llevará a ser, pronto, también geocidas?

Pero una esperanza nos acompaña: en su historia, la Tierra pasó por cerca de 15 grandes exterminios. Siempre salió con más energía y biodiversidad. Ahora no será diferente. Superaremos la enfermedad del capitalismo con la solidaridad, la cooperación y las interdependencias asumidas, pues ellas garantizaron el futuro de la Tierra. Y garantizarán también nuestro futuro.


desarrollo sostenible

«satisfacer las necesidades del presente, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer sus propias necesidades». ¿Necesidades de quién? El problema está en si por necesidades entendemos las básicas de todo el mundo o las de cada sociedad en particular, para saber si la sostenibilidad se mide a nivel global, nacional o local.

Un buen ejemplo político de esta controversia lo produjo George Bush al recordar al mundo entero al comienzo de la Cumbre de Río de Janeiro, que no iba a negociar el «american way of life», que sus pretensiones eran defender el nivel de vida de sus ciudadanos. Y no firmó la Convención de Biodiversidad, ni la del Cambio Climático. Seguramente por la mismas razones su hijo se niega a ratificar el Protocolo de Kioto, al entender la sostenibilidad como algo que empieza y acaba en sus fronteras nacionales.

Como se puso de manifiesto en la Cumbre de Río, no era este el punto de vista de las organizaciones ecologistas y otras ONG-s que se reunieron alternativamente en el Foro Global, durante la reunión de diplomáticos y jefes de Estado. A su entender, las corporaciones y empresas multinacionales y principalmente las instituciones de Bretton Woods (Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional y el GATT, ahora Organización Mundial de Comercio), junto con las grandes potencias capitalistas (G-8), eran las responsables de la crisis ecológica y las que debieran de responder a la misma y a las necesidades de la gran mayoría de la población del planeta con nuevas políticas de desarrollo sostenible. El movimiento ecologista internacional, por lo tanto, no hace dejación del término aunque lo emplee de forma crítica y alternativa.

desarrollo sostenible wikipedia


españa no cumple lo pactado

En cualquier caso, España no acude a la cita con los deberes hechos. Está previsto que este año supere en un 45% las emisiones de gases de efecto invernadero respecto a 1990, año base del Protocolo de Kioto, lo que supone superar en 30 puntos lo permitido en dicho acuerdo internacional para el periodo 2008-2012, según las estimaciones de Gonzalo Aizpiri, quien participó en el VI Congreso Nacional de Periodismo Ambiental.


bush propone una alternativa «gradual» a Kioto y se enfrenta a 180 países

El presidente pretende vincular la reducción de las emisiones al crecimiento económico

George W. Bush se desmarcará hoy con una incierta alternativa al Protocolo de Kioto. El presidente norteamericano propondrá reducir las emisiones de carbono de una manera más «gradual y flexible», siempre y cuando no se comprometa el crecimiento económico del país más contaminante del planeta.

Los grupos ecologistas han acusado de antemano al presidente de querer «lavar» su imagen con una propuesta tan ambigua como irrealizable. «Si condicionamos las emisiones al crecimiento económico, lo más probable es que no consigamos ninguna reducción real», declaró Eileen Claussen, del Pew Center sobre Cambio Climático Global.

Bush ondeará hoy la bandera patriótica y la guerra a la recesión para justificar su contraoferta al Protocolo de Kioto. El presidente se escudará en el informe elaborado durante los ocho últimos meses por su equipo de economistas, e insistirá en la necesidad de vincular cualquier objetivo sobre la reducción de gases invernadero a la marcha de la economía.

Ayer no trascendieron las metas que pretende fijar el Gobierno norteamericano, que el año pasado se desmarcó del protocolo suscrito por 180 naciones y que propone una reducción del 5,2% de las emisiones de los países industrializados entre los años 2008 y 2012.

objetivos variables

Bush pedirá hoy que la reducción sea más lenta y flexible, y que los «topes obligatorios» dejen paso a «objetivos variables», en función del crecimiento económico. Bush, defensor a ultranza de la «autorregulación», propondrá seguramente también que se dé un voto de confianza a la industria norteamericana y que las medidas se implanten con carácter «voluntario».

El presidente seguirá casi al pie de la letra las recomendaciones de su Consejo de Asesores Económicos, que en su reciente informe sugiere «una aproximación gradual que ponga en los dos lados de la balanza la necesidad de reducir las emisiones y la necesidad del crecimiento económico».

El informe sostiene que la «nueva aproximación» permitirá también sacar provecho «de los nuevos hallazgos de la ciencia y de los nuevos progresos de la tecnología».

«Al menos la Administración Bush va a reconocer formalmente que existe un problema llamado 'cambio climático', y eso es ya un avance», afirma Dan Lashof, portavoz del Consejo para la Defensa de los Recursos Naturales. «Se trata de un pequeño paso hacia la fijación de límites obligatorios de emisiones, aunque seguimos sin tener claro cómo y cuándo entrarán en vigor».

Lashof coincide con otros grupos ambientalistas en que la decisión de vincular la reducción de emisiones al crecimiento económico, tal y como propone Bush, «es un arma de doble filo y puede resultar muy poco efectiva».

El presidente norteamericano vuelve a estar en el disparadero de los grupos ecologistas tras la drástica reducción en el presupuesto de Medio Ambiente para alimentar la maquinaria de guerra. Bush ha pedido a los norteamericanos que «en nombre del patriotismo y de la seguridad energética» suscriban no sólo la perforación petrolífera de la Reserva del Ártico en Alaska, sino la de otros dos enclaves limítrofes con los parques del Yellowstone y de Redrock Canyon, en Utah.

La decisión del Gobierno de Bush de abandonar el Protocolo de Kioto, en marzo de 2001, recibió duras críticas internacionales, ya que EEUU es el país que más emisiones lanza a la atmósfera. Sin embargo, Washington insistió en que el Protocolo excluía a países en vías de desarrollo, entre los que se encuentran China e India, los más poblados del mundo, y que lanzan cada vez más emisiones a la atmósfera, aunque muy bajas en relación a su población.


india impide la entrada de un barco francés para su desguace por contener sustancias tóxicas como amianto

El Comité de Supervisión del Tribunal Supremo de India (SCMC, por sus siglas en inglés) bloqueó recientemente la trayectoria de la embarcación francesa 'Clemenceau' que estaba siendo remolcada hacia India para su desguace 'por transportar ilegalmente materiales contaminantes peligrosos', entre ellas, más de 500 toneladas de amianto.

En este sentido, la ONG ha solicitado al Gobierno francés que haga volver a Francia la embarcación y a las autoridades indias que denieguen de manera formal la entrada del barco al país.

Greenpeace recuerda en un comunicado que la nave partió de Francia el pasado 31 de diciembre en medio de fuertes protestas de varios grupos ecologistas que solicitaban a las autoridades francesas la paralización del recorrido de la embarcación.

En ese momento, el SCMC indicó que no tenía 'ninguna objeción a que el barco fuera desguazado en India, 'bajo ciertas condiciones de seguridad, como la realización de una auditoria independiente para confirmar que el barco había sido descontaminado en Francia'.

Greenpeace señala que el Gobierno francés 'ha fallado en el cumplimiento de estas condiciones, por lo que las autoridades indias informaron de que la Convención de Basilea 'ha sido violada'. Además, indicaron que el gobierno de Francia 'no ha sido honesto a la hora de considerar el riesgo potencial de las sustancias que transporta el barco, por lo que ha sido prohibida la entrada del mismo a territorio indio.

preocupación real

Así, el director ejecutivo de Greenpeace en Francia, Pascal Husting, resaltó que el Gobierno de su país ahora 'debe aceptar que las preocupaciones sobre el 'Clemenceau' son reales'. Por este motivo, añadió, 'hay que parar el recorrido del barco inmediatamente y éste vuelva a Francia'.

Por su parte, la compañía encargada de la limpieza de la embarcación antes de ser enviada a India, Technopure, ha comunicado públicamente que la embarcación contenía más de 500 toneladas de asbestos o amianto, lo que según Greenpeace  son 50 toneladas más de las que reconoció el Gobierno francés.

La compañía declaró que el Gobierno nunca ha intentado realizar más que una limpieza superficial de las sustancias tóxicas visibles del 'Clemenceau' porque era la solución más barata. En este sentido, desde Technopure criticaron que las autoridades francesas desecharon otras posibilidades a pesar de conocer que el barco transportaba residuos peligrosos a bordo que podían provocar la muerte de los trabajadores indios.

Por su parte, el director de la campaña de Tóxicos de Greenpeace en India, Ramapati Kumar, señaló que el caso del 'Clemenceau es un ejemplo de cómo los países desarrollados envían la basura que consideran demasiado tóxica para tratarla en casa a los países menos desarrollados. A su juicio, los Gobiernos 'no se pueden permitir pensar que su responsabilidad acaba cuando los residuos tóxicos se alejan de sus costas.

El Clemenceau sólo es una de las muchas embarcaciones que han sido enviadas para su desguace, que proceden de una flota de barcos cargados con sustancias contaminantes, recuerda la ONG.

Las embarcaciones que contienen productos tóxicos como amianto, bifenilos policromados (PCB, por sus siglas en inglés) o metales pesados son enviados a países asiáticos como Bangladesh, India, China o Pakistán, apunta Greenpeace.

20 años de greenpeace


ecosistema descifrado                                bbc mundo ciencia / 25 julio 2006

Eliminar una especie llamada "clave" puede ser catastrófico para el ecosistema.

Nadie duda del impacto que tiene el ser humano en el ecosistema, pero lo que se desconocía es en qué medida lo está cambiando o cómo actúa el ecosistema ante tal agresión.

Ahora, un equipo de científicos cree haber dado respuesta a estas preguntas.

Su estudio publicado en la revista científica Nature, trata de explicar cómo se comportan y evolucionan los ecosistemas naturales, pues la actividad humana está provocando la desaparición de especies vitales para la supervivencia del propio ser humano.

La investigación fue realizada por Ricard V. Solé, responsable del Laboratorio de Sistemas Complejos de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona; José M. Montoya, actualmente en la Universidad Queen Mary de Londres y por el ecólogo Stuart Pimm, de la Universidad de Duke, EE.UU.

El equipo presentó una teoría que podría predecir qué especies podrían desaparecer en los próximos años.

Se trata, consideran ellos, de un principio universal expresado en forma de ecuación matemática que relaciona el número de conexiones entre las especies y cómo se va a comportar el sistema si alguna de ellas se ve afectada.

teoría desvelada

En los ecosistemas, la mayor parte de las especies tienen una o dos conexiones, bien sea depredación, o relaciones más cooperativas, como la de una planta y su polinizador. Pero también un escaso número están altamente conectadas, explicó el biólogo José M. Montoya a BBC Mundo.

Si estas últimas, las más conectadas, se extinguen, otro gran número se extinguiría como consecuencia.

Tal es el caso de la pérdida de una mariposa que poliniza a cien especies de plantas diferentes que dependen únicamente de ella para sobrevivir: si la mariposa desaparece, desaparecen las plantas.

Si una nueva especie apareciera ahora, su esperanza de vida sería de unos cien o doscientos años. Antes, la esperanza de vida de una especie era de diez millones de años

A estas especies las podemos llamar especies clave, pues su desaparición provoca una cascada de extinciones. Algunas perturbaciones humanas tienden a afectar a estas especies clave, como es el caso de la pérdida de hábitat.

Para predecir el tiempo de extinción de una especie se necesita introducir estas redes ecológicas en modelos de ordenador, teniendo en cuenta las interacciones entre especies, y el tiempo de vida de las mismas.

De este modo, podemos saber cuanto tiempo pasará para que una especie se extinga después de que otra lo haga.

En el artículo publicado en la revista Nature, estos científicos plantean que aun es necesario mucho trabajo en este tipo de modelos matemáticos.

Pero parecen tener algunas pistas observando la actual tasa de extinción de especies de distintos grupos de animales y plantas.

Se predice, por ejemplo, que si ahora apareciese una nueva especie de ave o mamífero por medio de la selección natural de Darwin, la esperanza de vida de esta especie sería de 200 a 400 años, cuando en un periodo de extinción "normal" (la llamada extinción de fondo), viviría unos diez millones de años.

Un ejemplo paradigmático es el caso del jaguar de la isla Barro Colorado en Panamá. La fragmentación de su hábitat limitó su espacio vital hasta llevarlo a la extinción. En ausencia del jaguar, los roedores se multiplicaron y devoraron sin medida las semillas de acacias, que acabaron declinando en la isla. La especie clave es el jaguar y no el roedor, aseguran los científicos.

la sexta gran extinción

Y es que según estos científicos, la desaparición de las especies es tan grande, que podemos calificarla de "sexta gran extinción". La quinta ocurrió hace 65 millones de años con la desaparición de los dinosaurios.

Uno de estos patrones implicaría a muchas especies con pocas conexiones entre ellas, y otro sería aquél con pocas especies pero muy conectadas entre si."

La actual gran extinción se podría decir que es única. Primero porque es provocada por una única especie, la humana, mientras que las otras extinciones fueron provocadas por causas externas. Segundo, porque es la extinción más intensa de todas", aseguró José M. Montoya en diálogo con BBC Mundo.

Si una nueva especie apareciera ahora, su esperanza de vida sería de unos cien o doscientos años. Antes, la esperanza de vida de una especie era de diez millones de años.

Según José M. Montoya lo importante de esta sexta extinción es que todas las predicciones que se hacen del futuro, saber por ejemplo, cuantas especies van a desaparecer en 50 o 100 años, no tiene en cuenta estas redes de interacciones que se analizan en la investigación que hicieron.

Es decir, "no se tienen en cuenta las consecuencias de la extinción de estas especies en el ecosistema. El llamado efecto dominó".

darwin iba por buen camino

El estudio de Montoya se hace eco de lo que Charles Darwin ya calificó metafóricamente de 'tangled bank' o terreno complicado, aludiendo a las intrincadas interacciones que observaba en las especies de los diferentes ecosistemas, relaciones entonces difíciles de comprender. La investigación demuestra que las interacciones entre especies (redes ecológicas), a pesar de su gran complejidad, presentan unos patrones bien definidos, y por lo tanto, son inteligibles.

Cuando un árbol cae en un bosque húmedo, todas las especies que tienen que ver con él parecen tomar rápidamente conciencia del hecho. En el estudio de estos investigadores se insiste en que las interacciones entre las especies en un ecosistema son diversas, pero es posible conocer los patrones de interacción de sus especies.

En la naturaleza, como pasa en las sociedades humanas, cada especie está mejor conectada de lo que parece, de forma que un cambio en una de ellas tiene efectos casi inevitables en otras muchas dentro el ecosistema, según los expertos.

Los autores del estudio ilustran este asunto con la siguiente comparación: "Cuando un árbol cae en un bosque húmedo, todas las especies que, de alguna manera, tienen que ver con él, y que constituyen un sistema complejo, parecen tomar rápidamente conciencia del hecho".

"Así, las interacciones entre especies en un ecosistema son diversas. Los parásitos, los herbívoros o los depredadores establecen relaciones de tipo antagónico, lo cual significa que de la relación entre dos especies, sólo una de ellas logrará un beneficio directo". "En cambio, otras especies operan de forma mutualista, es decir, establecen una relación en la cual ambas partes obtienen algún beneficio inmediato. Es el caso, por ejemplo, de la polinización de las flores que realizan insectos como las mariposas", explica Montoya.

el ecosistema y sus reglas

Todas estas redes tienen elementos en común. De este modo, la malla o red de interacciones definida por estas relaciones se presenta siguiendo dos patrones distintos". "El efecto de eliminar una especie muy conectada puede ser desastroso para el ecosistema, ya que puede generar una cascada de extinciones y el colapso de la red", asegura a BBC Mundo el biólogo José M. Montoya. "Este hecho, asegura Montoya, podría tener implicaciones importantes en el futuro de la biodiversidad, la cual está experimentando un proceso de degradación muy rápido y que algunos científicos comparan con anteriores episodios de extinción masiva de especies."


el jefe indio " seattle " al presidente de eeuu
Carta de Seattle, jefe de la tribu Suwamish al presidente de los Estados Unidos, Mr. Franklin Pierce, el año 1855, como respuesta a su oferta de compra de las tierras Suwamish.)El gran caudillo de Washington ha ordenado hacernos saber que nos quiere comprar las tierras. El gran caudillo nos ha mandado también palabras de amistad y de buena voluntad. Apreciamos mucho esta delicadeza porque conocemos la poca falta que le hace nuestra amistad. Queremos considerar su ofrecimiento, pues sabemos que si no lo hiciéramos, pueden venir los hombres de piel blanca a tomarnos las tierras con sus armas de fuego. Que el gran caudillo de Washington confíe en la palabra del líder Seattle con la misma certidumbre que espera la vuelta de las estaciones. Mis palabras son inmutables como estrellas.

¿Como podéis comprar o vender el cielo o el calor de la tierra? Se nos hace extraña esta idea. No son nuestros el frescor del aire ni los reflejos del agua. ¿Cómo podrían ser comprados? Lo decidiremos más adelante. Tendríais que saber que mi pueblo tiene por sagrado cada rincón de esta tierra. La hoja resplandeciente; la arenosa playa; la niebla dentro del bosque; el claro en la arboleda y el zumbido del insecto son experiencias sagradas y memorias de mi pueblo. La sabia que sube por los árboles lleva recuerdos del hombre de piel roja.Los muertos del hombre de piel blanca olvidan su tierra cuando empiezan el viaje enmedio de las estrellas. Los nuestros nunca se alejan de la tierra, que es la madre. Somos un pedazo de esta tierra; estamos hechos de una parte de ella. La flor perfumada, el ciervo, el caballo, el águila majestuosa: todos son nuestros hermanos. Las rocas de las cumbres, el jugo de la hierba fresca, la calor de la piel del potro: todo pertenece a nuestra familia.Por esto, cuando el gran caudillo de Washington manda decirnos que nos quiere comprar las tierras es demasiado lo que nos pide. El gran caudillo quiere darnos un lugar para que vivamos todos juntos. El nos hará de padre y nosotros seremos sus hijos. Hemos de meditar su ofrecimiento. No se nos presenta nada fácil ya que las tierras son sagradas. El agua de nuestros ríos y pantanos no es sólo agua, sino la sangre de nuestros antepasados. Si os vendiésemos las tierras, haría falta que recordaseis que son sagradas y lo tendríais que enseñar a vuestros hijos y que los reflejos misteriosos de las aguas claras de los lagos narran hechos de la vida de mi pueblo. El murmullo del agua es la voz del padre de mi padre.Los ríos son hermanos nuestros, porque nos libran de la sed. Los ríos arrastran nuestras canoas y nos dan sus peces. Si os vendiésemos las tierras, tendríais que recordar y enseñar a vuestros hijos que los ríos son hermanos nuestros y también vuestros. Tendríais que tratar a los ríos con el corazón.Sabemos bien que el hombre de piel blanca no puede entender nuestra manera de ser. Tanto le importa un trozo de tierra que otro, porque es como un extraño que llega de noche a arrancar de la tierra todo lo que necesita. No ve la tierra com una hermana, sino más bien como una enemiga. Cuando la ha hecho suya, la menosprecia y sigue andando. Deja atrás las sepulturas de sus padres y no parece que eso le duela. No le duele desposeer la tierra de sus hijos. Olvida la tumba de su padre y los derechos de sus hijos. Trata a la madre tierra y al hermano cielo como si fueran cosas que se compran y se venden; como si fuesen animales o collares. Su hambre insaciable devorará la tierra y detrás suyo dejará tan sólo un desierto.No lo puedo comprender. Nosotros somos de una manera de ser muy diferente. Vuestras ciudades hacen daño a los ojos del hombre de piel roja. Tal vez sea porque el hombre de piel roja es salvaje y no puede entender las cosas. No hay ningún lugar tranquilo en las ciudades del hombre de piel blanca; ningún lugar donde se pueda escuchar en la primavera el despliegue de las hojas, o movimiento de las alas de un insecto. Tal vez me lo parece a mi porque soy un salvaje y no comprendo bien las cosas. El ruido de la ciudad es un insulto para el oido. Y yo me pregunto: ¿qué tipo de vida tiene el hombre cuando no es capaz de escuchar el grito solitario de una garza o la discusión nocturna de las ranas alrededor del charco? Soy un hombre de piel roja y no puedo entender. A los indios nos deleita el ligero murmullo del viento fregando la cara del lago y su olor despues de la lluvia del mediodia, con su peculiar fragancia.El hombre de piel roja es conocedor del valor inapreciable del aire ya que todas las cosas respiran su aliento: el animal, el árbol, el hombre. Pero parece que el hombre de piel blanca no sienta el aire que respira. Como un hombre que hace días que agoniza, no es capaz de sentir la peste. Si os vendiésemos las tierras, tendríais que dejarlas en paz y que contituasen sagradas para que fuesen un lugar en el que hasta el hombre de piel blanca pudiese saborear el viento endulzado por las flores de la praderaQueremos considerar vuestra oferta de comprarnos las tierras. Si decidieramos aceptarlo tendré que poneros una condición: que el hombre de piel blanca mire a los animales de esta tierra como hermanos.

Soy salvaje, pero me parece que tiene que ser así. He visto búfalos a miles pudriéndose abandonados en las praderas; el hombre de piel blanca les disparaba desde el caballo de fuego sin ni tan sólo pararlo. Yo soy salvaje y no entiendo porqué el caballo de fuego vale más que el búfalo, ya que nosotros lo matamos sólo a cambio de nuestra propia vida. ¿Qué puede ser del hombre sin animales? Si todos los animales desapareciesen , el hombre tendría que morir con gran soledad de espíritu. Porque todo lo que les pasa a los animales, bien pronto le pasa también al hombre. Todas las cosas estan ligadas entre si.Haría falta que enseñaseis a vuestros hijos que el suelo que pisan són las cenizas de los abuelos. Respetarán la tierra si les decis que está llena de vida de los antepasados. Hace falta que vuestros hijos lo sepan, igual que los nuestros, que la tierra es la madre de todos nosotros. Que cualquier estrago causado a la tierra lo sufren sus hijos. El hombre que escupe a tierra, a sí mismo se está escupiendo.De una cosa estamos seguros: la tierra no pertenece al hombre; es el hombre el que pertenece a la tierra. El hombre no ha tejido la red que es la vida, sólo es un hijo. El sufrimiento de la tierra se convierte a la fuerza en sufrimiento para sus hijos. Estamos seguros de esto. Todas las cosas estan ligadas como la sangre de una misma familia.

Hasta el hombre de piel blanca, que tiene amistad con Dios y se pasea y le habla, no puede evitar este destino nuestro común. Tal vez sea cierto que somos hermanos. Ya lo veremos. Sabemos una cosa que tal vez descubrireis vosotros más adelante: que nuestro Dios es el mismo que el vuestro. Os pensais que tal vez teneis poder por encima de Él y al mismo tiempo lo quereis tener sobre todas las tierras, pero no lo podeis tener. El Dios de todos los hombres se compadece igual de los de piel blanca que de los de piel roja. Esta tierra es apreciada por su creador y estropearla sería una grave afrenda. Los hombres de piel blanca también sucumbirán y tal vez antes que el resto de tribus. Si ensuciais vuestra cama, cualquier noche morireis sofocados por vuestros propios delitos. Pero vereis la luz cuando llegue la hora final y comprendereis que Dios os condujo a estas tierras y os permitió su dominio y la dominación del hombre de piel roja con algún propósito especial. Este destino es en verdad un misterio, porque no podemos comprender que pasará cuando los búfalos se hayan extinguido; cuando los caballos hayan perdido su libertad; cuando no quede ningún rincón del bosque sin el olor del hombre y cuando por encima de las verdes colinas nuestra mirada encuentre por todas partes las telarañas de hilos de hierro que llevan vuestra voz.

¿Dónde está el bosque espeso?
Desapareció.
¿Dónde está el águila?
Desapareció.
¡Así se acaba la vida y empezamos a sobrevivir!

hallan un cráter de 480 kilómetros bajo el hielo antártico                               fuente: afp / 06 junio 2006

Un equipo internacional de investigadores descubrió en la Antártida la causa probable de lo que sería la mayor extinción de la historia del planeta hace 250 millones de años, lo que explicaría la desaparición del 70 al 90% de las especies, según informó en un comunicado la Universidad de Ohio, en los Estados Unidos. Con la ayuda de las imágenes satelitales de la Agencia Espacial de los Estados Unidos (NASA), los científicos hallaron en el subsuelo de la Antártida huellas del impacto de un meteorito gigante, que sería "mayor que el que extinguió a los dinosaurios y anterior en el tiempo". El impacto, que según los expertos ocurrió en la era geológica conocida como permotriásica, formó un cráter de 480 kilómetros de ancho, es decir, dos veces el tamaño de Suiza.

Para los científicos, el cataclismo es el origen de la desaparición del 90% de las especies marinas y del 70% de las especies terrestres, una extinción masiva para la que hasta ahora no se había encontrado ninguna explicación. Se estima que las especies marinas y terrestres desaparecieron como víctimas directas del choque del meteorito gigante o de la nube de polvo, que creó una "noche perenne" en torno del planeta y provocó una gran cantidad de cambios climáticos. También, el impacto podría haber desencadenado el fraccionamiento progresivo de Gondwana, el enorme continente que reunía la mayoría de las actuales masas terrestres del hemisferio sur; entre ellas, Africa, América del Sur y Australia.

El cráter, que se encuentra bajo los hielos de la Antártida, está a casi 1,6 kilómetros de profundidad.

Las mediciones de gravedad que revelan su existencia sugieren que podría datar de hace unos 250 millones años, momento de la extinción del pérmico-triásico, cuando casi toda la vida animal en la Tierra había desaparecido, precisaron los investigadores a través del comunicado difundido por la Universidad de Ohio. El hallazgo en la Tierra de Wilkes, como se denomina la zona donde se encuentra el cráter, se obtuvo a través de un mapeo continuo que realiza la NASA para detectar diferencias sutiles en la gravedad de la Tierra.


copyleft 2007 fangfastik | circpau | webmasters