:)
inicio
el efecto circpau
estratégia y táctica
organizativo
ecómico
comunicación
festival circpau
index

top volver avance




festival circpau
22@ Imprimir E-mail



En aquest comunicat la Coordinadora contra el 22@ del barri del Poblenou explica en cinc punts bàsics el perquè de l’oposició al projecte del 22@.

1.   Donada la configuració urbanística del Poblenou i l’amplària dels carrers (idèntica a la de l’Eixample) no entenem quin és el pretexte urbanístic que permet la construcció d’edificis superiors a 5 plantes. És inadmissible que l’Ajuntament aprovi un pla en el que no es donen les condicions objectives que permetin una integració no traumàtica d’aquestes noves edificacions en el paisatge urbà del Poblenou. Per tant, exigim la requalificació del PERI Eix Llacuna, per tal que les futures edificacions s’integrin de forma natural a la història i arquitectura del barri.

2.   No entenem perquè una institució pública ha d’intervenir en una operació de compravenda que afecta interessos de particulars. A més condemnem aquesta intervenció ja que beneficia exclusivament als interessos especuladors de financeres i immobiliàries. En qualsevol cas l’Ajuntament hauria d’intervenir en defensa dels interessos de veïnes i veïns per protegir-los de les especulacions del preu del sòl urbanitzable. Per tant exigim la inmediataa desafectació dels immobles en que els PERIs no contemplen la construcció d’equipaments públics.

3.   Durant els darrers anys l’Ajuntament ha exercit la venda de sòl públic municipal, sense tenir en compte la voluntat de veïnes i veïns, ni les demandes constants, des de diversos sectors socials, d’habitatge de protecció oficial i d’equipaments públics pel barri.

4.  Considerem vergonyós que l’Ajuntament hagi permés la degradació de fàbriques modernistes, que havien estat puntals durant la revolució industrial. El Poblenou és un barri obrer, és el Manchester català i no vol ser Manhattan. Les institucions haurien de protegir el nostre patrimoni, els nostres orígens i vetllar per mantenir la nostra identitat. Per tant, exigim a les institucions que exerceixin el seu deure i protegeixin el nostre patrimoni històric.

5- El dèficit d’equipaments públics al Poblenou és més que notori. El nostre barri pateix un greuge comparatiu amb d’altres zones de la ciutat de Barcelona. Les demandes de llars d’infants, escoles, casal de joves, ambulatoris, aparcaments públics, etc, sempre han estat constants. Garantir serveis públics de qualitat al ciutadà és una obligació de les polítiques i polítics que integren els partits que governen al Districte i al govern municipal. Reclamem la construcció urgent d’equipaments públics al barri, per tal que pugui absorvir les demandes d’un barri que està patint i patirà l’augment demogràfic més gran dels darrers anys a la nostra ciutat. Per tal de poder garantir el total desenvolupament i integració de les noves poblenovines i poblenovins en el teixit social, veïnal i associatiu del Poblenou.

En cap cas, allò que de fet és una obligació de les institucions públiques (en aquest cas posar a la nostra disposició equipaments públics) serà acceptat com a contrapartida a alguns plans que són contaris als interessos comunitaris.

POBLENOU NO ESTÀ EN VENDA!

 


la presión inmobiliaria deja al poblenou sin talleres de artistas   albert ollés / barcelona / el periódico


- En seis años han desaparecido 23 espacios creativos afectados por proyectos urbanísticos.

-Sólo seis colectivos siguen activos en la zona y cuatro perviven bajo la amenaza del desalojo.

El sueño de convertir la antigua zona industrial del Poblenou en un centro internacional de creación artística no se hará realidad. La presión inmobiliaria que vive el barrio, inmerso en una profunda transformación urbanística y productiva, ha hecho desaparecer en los últimos seis años un total de 23 talleres instalados en naves y otros espacios de fábricas afectadas por planes de reparcelación. Numerosos creadores extranjeros han regresado a sus países de origen y de los seis colectivos que siguen funcionando a día de hoy, cuatro están amenazados de desalojo.

Éste es el sombrío panorama que dibuja un estudio realizado por la Asociación de Artistas Visuales de Catalunya (AAVC) a través de Hangar, un centro de jóvenes artistas que esta entidad gestiona en el Poblenou a través de una fundación privada.

El informe, basado en un detallado trabajo de campo en todo el barrio, es el primero de estas características que se realiza en la zona y pone de manifiesto la desaparición generalizada de espacios creativos en toda Barcelona ante la falta de locales y el encarecimiento de los alquileres.

La instalación de talleres de artistas en el Poblenou se cimentó durante el periodo anterior y posterior a los Juegos Olímpicos de 1992, cuando el encarecimiento del precio del suelo en Ciutat Vella obligó a muchos creadores a abandonar el Born y el Raval, dos de los espacios más tradicionales de la ciudad, y a buscar nuevos emplazamientos.

centro de referencia

El abandono sistemático de fábricas en el Poblenou tras la crisis industrial de los años 80, les proporcionó una nueva oportunidad y abrió las puertas a la posibilidad de crear allí un centro de referencia internacional, siguiendo el modelo de otras ciudades con pasado industrial como Manchester, Rotterdam y Berlín.

El sueño duró hasta el 2000, cuando empezó a implantarse en el barrio el nuevo distrito tecnológico 22@. "Nosotros planteábamos un barrio de artistas como el Soho de Nueva York, pero el ayuntamiento se decidió por un espacio de nuevas tecnologías al estilo del Silicon Valley de California", dice Laia González, una de las responsables del informe.

La recalificación de más de 200 hectáreas del antiguo suelo industrial en terreno para empresas, oficinas y viviendas ha puesto de moda el desaparecido Manchester catalán y la presión inmobiliaria ha ido dejando a los artistas sin locales. Entre los 23 talleres desaparecidos destacan El Submarí, Winchester School, Palo Bajo (el estudio creado por el diseñador Javier Mariscal en Palo Alto se ha especializado más en estudios de arquitectos y diseñadores gráficos).

can saldrigas y can ricart

También cerraron los seis espacios que había en la fábrica de Can Saladrigas, que el ayuntamiento está rehabilitando como equipamiento polivalente, y Nau 7, Flea Taller y Can Font, desalojados del recinto industrial de Can Ricart.

Actualmente sobreviven seis colectivos, de los que sólo dos tienen su continuidad asegurada. Se trata del propio Hangar, también en Can Ricart, y de Casamitjana 15, un pequeño local dedicado a la artesanía.

Los cuatro restantes tienen los días contados ante la amenaza del desalojo. El caso más significativo es el del medio centenar de creadores instalados en la antigua fábrica La Escocesa, en la calle de Pere IV.

El edificio está catalogado, por lo que no puede derribarse, pero el solar ha sido comprado por la inmobiliaria Renta Corporación, que tiene la potestad de decidir cómo y cuándo ejecutará el plan urbanístico de reforma del conjunto. "Los contratos de alquiler han finalizado y no han querido renovarlos, por lo que sólo nos queda negociar quedarnos el máximo tiempo posible antes de que empiecen las obras", indica David Mataró, portavoz de los artistas.

El problema es que, a diferencia de lo que sucedió en 1992, ya no quedan nuevos espacios alternativos. "Sólo hay locales muy pequeños a precios muy altos y con contratos cortos que no dan ningún tipo de seguridad", afirma Laia González.

"La actitud general es aguantar hasta que se pueda y empezar a buscar emplazamientos fuera de Barcelona, aunque el área metropolitana sufre el mismo problema", añade.

La AAVC está realizando ahora un segundo estudio, ampliado a toda la ciudad. "Quedan talleres en otros barrios como Sants, Poble Sec, Gràcia y algunas calles de Ciutat Vella, pero en la misma línea de precariedad y pocas perspectivas de futuro", asegura González, que alerta del retorno progresivo a sus países de origen de creadores extranjeros que residían y trabajaban en Barcelona.

El informe de la asociación de artistas visuales sobre el Poblenou solicita la intervención urgente de las administraciones para acondicionar espacios que impidan "la desaparición definitiva del tejido creativo de la ciudad". "Barcelona utiliza la cultura como marca, pero si no se decide a cuidarla sólo quedará el cartel publicitario", concluye.

22@

copyleft 2007 fangfastik | circpau | webmasters