:)
inicio
el efecto circpau
estratégia y táctica
organizativo
ecómico
comunicación
festival circpau
index

top volver avance




el efecto circpau
objetivos arte+cultura Imprimir E-mail
la cultura no es una mercancía.

cultura es información transmitible por via no genetica


cultura de masas  comunicación, cultura y desigualdad social: interpretaciones contemporáneas/blanca muñoz

la cultura de masas. Esta forma de cultura, al convertir en mercancías las creaciones culturales, neutraliza el desarrollo estético y social generando unos símbolos, mitos y formas prelógicas de conocimiento.


Quizás el arte no cambia el mundo pero quizás cambia a alguna gente que va a cambiar el mundo mas tarde.


evolución cultural

La manifestación mas pura e ingenua esta en las funciones de la misma Cultura popular, expresión y coexistencia, y en su desarrollo como Artes y Tradiciones y en los intelectuales estudiosos, que han puesto su mira en la interpretación de estos hechos para deducir formas de comportamiento generalizado, que mejore el estudio de la Cultura en si misma y la de sus usuarios y como interpretación del mundo.

Las Artes y tradiciones populares -en el pasado y en el presente- son todas las manifestaciones materiales artísticas y las manifestaciones espirituales, transmitidas y creadas por el pueblo. Ejemplos típicos de ambas: Trajes regionales, cerámicas de épocas y etnias y artefactos, para Artes. Música, bailes y juegos, Cocina típica, Literatura oral, Religión y magia, para Tradiciones. El material mínimo mas obvio en trabajos de campo son los artefactos como herramientas, aperos, utensilios, armas, etc., como una aproximación a la Tecnología, para explicar la Estructura social con la única vía disponible, hechos físicos del Sistema social, pero en la época actual, para eventos reales, las Artes y tradiciones populares vivas, aportan multitud de elementos para los estudios culturales.

  • se ha de fomentar la investigación, la experimentación y el riesgo en la gestión del capital festivo.
  • se ha de acercar la fiesta a las políticas sociales, urbanas y económicas
  • se ha de implicar a nuevos agentes : creadores, comunicadores, científicos sociales, etc.
  • se ha de apostar sin miedo por la hibridación y el mestizaje festivo


arte

Un arte es una expresión de la actividad humana mediante la cual se manifiesta una visión personal sobre lo real o imaginado.

El término arte procede del término latino ars. En la Antigüedad se consideró el arte como la pericia y habilidad en la producción de algo. Es hasta finales del siglo XV, durante el renacimiento Italiano, cuando por primera vez se hace la distinción entre el artesano y el artista (artesanía y bellas artes) y, equivalentemente, entre artesano (productor de obras múltiples), y artista (productor de obras únicas). Es también en este período cuando se crea un lenguaje articulado para referirse al exterior y no a la representación formal, quedando clasificadas las artes liberales (las actuales bellas artes) en tres oficios: escultores, pintores y arquitectos.

Ahora con esta palabra nos referirnos a la producción de objetos estéticos, sin embargo, en el mundo griego este término tenía un significado más general: se utilizaba para designar toda capacidad productiva, tanto la que genera objetos estéticos como la que produce objetos meramente útiles, independientemente de si poseen o no valor estético. En nuestro lenguaje encontramos un residuo de esta concepción en palabras como "artefacto", "artificial", "artesano"..."

También, a través del arte, el artista puede reflejar la visión que tiene la colectividad sobre algún asunto.


Los espejos se emplean para verse la cara; el arte para verse el alma.


fantasia         francisco de goya

La fantasía, aislada de la razón, sólo produce monstruos imposibles. Unida a ella, en cambio, es la madre del arte y fuente de sus deseos.                                


Bajo la creatividad innata podría existir un proceso caótico subyacente que amplifica selectivamente pequeñas fluctuaciones y las moldea en estados mentales coherentes y macroscópicos que se experimentan como pensamientos.


teorías sobre la función del arte

El arte como enseñanza moral. La concepción moralista se basa en el que el arte ha de estar al servicio de la moralidad, y se llega a considerar incluso de que debe ser rechazado todo arte que no prometa valores morales que se consideren aceptables. El moralismo en el arte se remonta a Platón (siglo IV adC), para el que las tres ideas fundamentales a las que debe aspirar el ser humano son las de Belleza, Bondad y Justicia, habiendo entre ellas una íntima relación. Aristóteles de Estagira desarrolló este concepto, defendiendo que el arte debía presentar al hombre y al mundo "como podría ser y debería ser". Esta forma de pensamiento fue apoyada filosóficamente en el siglo XX por el objetivismo. En la actualidad sigue viva la polémica sobre los efectos morales del arte y sobre la legitimidad o no de censurar el arte basándose en criterios morales y no estéticos.

El arte por el arte. El arte tiene su sentido y finalidad en sí mismo. Según esta teoría, el artista es alguien dotado de unas extraordinarias cualidades creativas y su principal obligación es perfeccionar su obra. Esta teoría fue defendida por algunos románticos alemanes de siglo XIX.

El arte como fuerza social. Es opuesta a la anterior. El artista tiene una gran responsabilidad social y ha de estar "comprometido" con su tiempo. Esta teoría fue defendida por los socialistas franceses del siglo XIX y pronto se extendió a otros países. En la URSS y en todo el bloque socialista creó la escuela oficial de arte de estos países, llamada realismo socialista.

El arte como medio de comunicación. La obra de arte es el medio del que se vale el artista para transmitir sentimientos y emociones al espectador, y tiene como fundamento la capacidad que poseen las personas para experimentar como propios los sentimientos ajenos. Así, por ejemplo, nos compadecemos del dolor de alguien que ha sufrido una desgracia, y una obra de arte puede rememorarnos dicho duelo.


vanguardismo

tendencia, en una obra de arte cualquiera, o de un artista, a introducir elementos innovadores respecto de las formas tradicionales o convencionales.

vanguardia

parte de una fuerza armada que va delante del cuerpo principal. Avanzada de un grupo o movimiento ideológico, político, literario, etc.

a, a la, o en, vanguardia

locs. advs. Con los verbos ir, estar y otros, ocupar el primer puesto, el punto más avanzado, adelantándose a los demás.

vanguardismo

m. arte. Término tomado del vocabulario bélico y que se suele emplear para designar aquellas tendencias estilísticas del s. XX caracterizadas por su voluntad explicita de actuar como vanguardia, guía o avanzadilla de la cultura de su tiempo. Arte : El fenómeno de las vanguardias está relacionado con los grandes acontecimientos que marcaron los inicios del s. xx ( tensiones prebélicas en Europa, I guerra mundial, Revolución rusa, segunda revolución industrial ) y contribuyeron a generalizar la creencia en que un mundo nuevo, totalmente distinto, surgiría de la destrucción del pasado. Los artistas pensaban que este mundo nuevo necesitaba de formas de expresión plástica radicalmente distintas, de ahí la necesidad de romper con las formas de expresión tradicionales y buscar nuevas vías según las propias convicciones. Los movimientos de vanguardia a menudo se dotaban de manifiestos en los que exponían los principios e ideales en los que se sustentaban. Los más importantes fueron el fauvismo, el expresionismo, el cubismo, el futurismo, el suprematismo, el neoplasticismo, el dadaísmo y el surrealismo, en el período 1905-45, y las denominadas " segundas vanguardias " , posteriores a la II guerra mundial, informalismo, expresionismo abstracto, op art, pop art y arte conceptual.

caracterización de las vanguardias

El término vanguardia pertenece al léxico militar y designa la parte más adelantada del ejército, la que luchará antes contra el enemigo, la "primera línea" de combate. En el terreno artístico es, pues, la "primera línea" de creación, la renovación radical en las formas y contenidos para, al mismo tiempo que se sustituyen las tendencias anteriores, enfrentarse con lo establecido considerado obsoleto.

Una de sus características es la actitud provocadora.


situacionismo



centro social okupado wikipedia


talento y genialidad artística

Suele distinguirse entre la aptitud artística, el talento y la genialidad. La aptitud artística es una disposición o capacidad, natural o adquirida, para producir un tipo especial de objetos considerados artísticos. Como todas las aptitudes, la aptitud artística se educa y desarrolla a través de una aplicación constante.

Cuando se trata de talento, hablamos de una aptitud poco frecuente, que distingue y singulariza a quien la tiene. Normalmente el talento se atribuye a los artistas con cierto reconocimiento social que han conseguido un estilo o manera propia de hacer las cosas.

La genialidad se refiere a una aptitud de carácter superior: aquella de la que está dotada una persona con una gran capacidad de invención, de organización, de creación. El artista genial no sólo crea mucho y lo que crea es singular y lleva su sello personal, sino que, además, influye sobre la sociedad y la cultura a la que pertenece, al menos a largo plazo. En parte, la genialidad depende del reconocimiento social, y éste va ligado a los cambios de gusto de las diversas épocas. De ahí que algunos artistas considerados geniales en un momento histórico, después hayan pasado a un segundo plano. Esta situación también se da al contrario: muchos artistas no han logrado ver reconocida su genialidad hasta después de su muerte.


la percepción

W. Freeman, profesor de neurobiología de la Universidad de California ha estudiado por más de 30 años los fenómenos de la percepción. Al ver, oír y escuchar, nuestro cerebro desencadena en fracción de segundos un mecanismo complejo por el cual reconocemos el estímulo que lo provoca. La percepción, nos dice el autor, no puede comprenderse examinando únicamente las propiedades microscópicas de las neuronas en forma individual, se debe entender que se trata de la acción cooperativa de millones de neuronas que están localizadas en diferentes puntos de la corteza cerebral. El caos determinista, según Freeman, está presente en esos mecanismos complejos, ya que representa una forma de entender cómo un grupo de neuronas cambia abruptamente la actividad que realiza al menor estímulo. Se adentra en el terreno de la especulación y propone que gracias al caos es posible que el cerebro sea flexible en su respuesta al mundo exterior y más aún, que sea capaz de generar nuevos modelos de actividad.º


aculturación    comunicación, cultura y desigualdad social: interpretaciones contemporáneas / blanca muñoz

La repetición simbólica continuada de los "medios" está dando lugar a unos modelos de aculturación y desnacionalización que legitiman unas orientaciones tecnocráticas que van, paulatinamente, eliminando la renovación creativa y el resurgir de vanguardias auténticas y transformadoras.

creatividad

La creatividad no se produce dentro de la cabeza de las personas, sino en la interacción entre los pensamientos de una persona y un contexto sociocultural. Es un fenómeno sistémico más que individual.

La creatividad es valiosísima, sobretodo cuando nos encontramos trabajando con recursos escasos, así, la creatividad se convierte en un recurso de gran valor y económicamente muy cotizado.

Las organizaciones llegan, sin proponérselo a matar la creatividad, por el hecho de fijarse sólo en aquellos objetivos financieros evitando aceptar las nuevas ideas: la burocracia organizacional, la desconfianza, el temor a que otros obtengan un ascenso, o reconocimiento, son algunas de las razones por las cuales se inhibe la creatividad e iniciativa de aquellos que tienen la astucia de ver soluciones y salidas creativas a problemas cotidianos de la institución.


intelectual

Quizá lo más coherente y descriptivo sobre el hacer y el pensar de un intelectual lo menciona savater en el siguiente texto: «Cuando se me pregunta qué es un intelectual sólo se me ocurre una respuesta: considero intelectual a todo aquel que trata a los demás como si fueran intelectuales o para que lleguen a serlo. Es decir, quien se dirige a la capacidad de razonamiento abstracto que hay en los otros y la reclama frente a las urgencias sociales o políticas del momento. Será así intelectual el que no pretende hipnotizar a su público, ni intimidarlo, ni reconvenirle o exaltarle, ni meramente entretenerle, ni chocarle o desconcertarle, sino que aspira a hacerle pensar. Los que se comportan de este modo son intelectuales, aunque su profesión habitual sea la de payaso de circo, albañil o bombero. Y quienes sólo magnetizan o deslumbran no merecen ese nombre, por muchos títulos académicos que posean...


el proceso de creación artística

En el proceso de creación de una obra de arte se pueden diferenciar tres momentos sucesivos: la incubación, la inspiración artística y la fabricación de la obra propiamente dicha. El primero se vincula al trabajo preparatorio que realiza el artista. En esta fase se da una acumulación de datos de origen diverso, su combinación, comparación, concepción y evaluación de posibilidades. De aquí nace la inspiración, la iluminación o intuición de una idea, en un momento que muchos artistas han descrito como mágico e inesperado. La fase de fabricación permite dar cuerpo a la obra, a través de la aplicación de diversas técnicas y materiales. Algunos artistas consideran que la fase de fabricación también les resulta útil para obtener las ideas de futuras realizaciones. Cualquiera de estas fases se da en un contexto social y cultural que condiciona la ejecución de las obras artísticas: desde una mayor o menor libertad creativa a ciertas imposiciones del gusto mayoritario o de las exigencias del mercado.


locura         jorge wagensberg

Y para crear, ciencia o arte, hay que estar primero lo bastante lúcido como para percibir la ambigüedad y luego lo bastante loco como para proponerse el dominarla; digo yo. Esto tampoco suena mal.


article 22. drets i deures en l´àmbit cultural estatut de catalunya 2005

Totes les persones tenen dret a accedir en condicions d’igualtat a la cultura i al desenvolupament de llurs capacitats creatives individuals i col·lectives.


la cultura al llindar del nou mil·lenni                           gabriel pernau / felicia esquinas

La cultura al llindar del nou mil·lenni L'opinió de 22 artistes i professionals Retrats: María Birulés

"Barcelona. Metròpolis Mediterrània" arriba al volum 50 en el primer número de l'any 2000. La coincidència de dos guarismes tan especials és una bona excusa per aixecar una talaia des de la qual observar quina és, avui, la situació de la cultura a Barcelona. Hem demanat a 22 personalitats de camps i pensaments molt diversos una visió retrospectiva sobre el món cultural en els últims deu anys, així com una prospectiva del que ens espera en un futur immediat.

Entre l'estancament i l'autocomplaença

Es tractava de prendre el pols a la cultura barcelonina. I ens hem adreçat a dos arquitectes, un catedràtic de literatura catalana, una directora i un productor de cinema, dos gestors culturals de l'Administració, els directors del CCCB i del Museu de la Ciència, una coreògrafa, un editor, un filòsof, un director teatral, dos escriptors, dos crítics d'art, dos dissenyadors, un pintor, un músic contemporani i un actor.

El retrat resultant és força crític. Les respostes de les 22 persones consultades han de ser, però, motiu de reflexió i cal situar-les com el que són: les opinions d'alguns dels protagonistes actius de la cultura, homes i dones coneixedors de les virtuts i els defectes d'un món del qual formen part. Aquest vincle no té per què permetre una valoració millor o pitjor de la que faria qualsevol altre ciutadà. Senzillament, diferent.

En tot cas, sobta constatar la coincidència de parers en tres grans eixos. El primer és que la cultura viu, a Barcelona, un període d'estancament després de l'època de brillantor que es va viure des de la transició i fins al 1992. Són nombroses les veus que denuncien que s'ha produït un tancament a tota influència que vingui de fora, si bé, com apunta Rubert de Ventós, és normal que es produeixi a causa d'una lògica històrica pendular en la qual Barcelona, i per extensió Catalunya, necessitava retrobar-se a ella mateixa amb el recobrament de la democràcia. Sigui com sigui, la conseqüència és la tendència a l'endogàmia i la pèrdua de l'hegemonia cultural que Barcelona havia tingut sobre la resta d'Espanya, com afirma Joaquim Molas, tot i l'evident cofoisme que evidencia Vicenç Altaió, el "localisme gratificant" de què parla Daniel Giralt-Miracle, el conformisme al qual es refereix Joan Hernández Pijuan o l'autocontemplació que esmenta Rosa Vergés. En resum, segons alguns com Giralt-Miracle, "tanquem el segle amb una fatiga manifesta i amb pocs projectes entusiasmadors".

El segon gran tema més repetit és el paper de les institucions. Els noranta han estat la dècada dels grans equipaments -l'Audi-tori, el Macba, el CCCB, el TNC...-, però es denuncia l'absència d'un veritable projecte cultural que vagi més enllà "de la pedra". Joaquim Molas assenyala que la manca d'una "programació coherent i eficaç" ha portat a una situació on predomina la recerca dels "efectes polítics, publicitaris i comercials immediats, no els resultats a llarg termini" i que es tradueix en una oferta cultural que, per a la coreògrafa Àngels Margarit, no té "res al darrere". Félix de Azúa considera que aquesta oferta és la normal en una ciutat mitjana, però que "manca d'atractiu per a un públic internacional". I tot i que hi ha alguna excepció.

-Miquel Milà opina que "els que dirigeixen la ciutat són molt més cultes, estan més sensibilitzats, i es nota"- el parer generalitzat és que "la iniciativa privada tira endavant molts projectes; és emprenedora. La que ha fallat és l'Administració", sintetitza Oriol Bohigas.

I en què ha fallat l'Administració- Josep Ramoneda ho resumeix en una sola crítica: "S'ha donat poc suport a la producció i a la creació". Els creadors i la indústria han estat els grans oblidats en tot aquest procés de modernització cultural, amb la conseqüència que avui "no hi ha suport intel.lectual ni material a la creació artística", apunta el compositor i músic Carles Santos. Per a Xavier Rubert de Ventós, és obvi que les iniciatives han de sorgir "de baix, que s'han d'afavorir i fomentar", però que, curiosament, "aquest, que hauria de ser el marc del nostre país, no l'hem practicat".

Hi ha una gran coincidència a denunciar un intervencionisme que es considera excessiu, i fins i tot n'hi ha que parlen de "dirigisme". La crítica prové, principalment, dels creadors, que reclamen l'esperit de llibertat que, per definició, implica el terme cultura, encara que cal fer notar que són ells mateixos els qui després demanen subvencions per a les seves exposicions i concerts. Però també prové de productors audiovisuals com Joan Antoni González, que reconeix sentir "temor" quan sent a dir que les administracions públiques han de liderar projectes culturals. "Barcelona funciona com una ciutat. No com una sèrie d'institucions", afirma Enric Miralles. Rosa Vergés, per la seva banda, creu que el cinema "s'ha polititzat d'una manera que ha escanyat per complet la indústria, amb el resultat que la major part de les empreses s'han desplaçat cap a Madrid". A la mateixa línia, Enric Satué assegura que "mentre a Catalunya es programen aquestes fires, firetes i mercats (...), hem d'anar a veure les manifestacions més importants de l'estètica contemporània a Madrid (al Reina Sofía), València (a l'IVAM) o Bilbao (al Guggenheim)".

Mentre Jordi Herralde demana "(òbviament) una política cultural amb més imaginació, recursos i trempera", d'altres, com Ricard Salvat, opinen que "falta programació cultural al marge dels partits polítics". Alguns entrevistats, entre ells Jorge Wagensberg, pensen que la funció de l'Administració seria la de crear una "atmosfera adequada" a la producció cultural. I que donés protagonisme als creadors. Sobretot als creadors joves. Però, on són, aquests creadors- Ramoneda recorda que "de vegades viuen aïllats, en espais tribals" i que no troben prou ressò als mitjans de comunicació, on s'estan imposant "els criteris dels directors de màrqueting", tal com explica Vladimir de Semir. Per a Joan Hernàndez Pijuan, "hi ha molts artistes joves que treballen bé però massa en silenci", també perquè Barcelona "és una ciutat dura per al creador, sobretot per al jove", que no troba suport a la seva activitat.

Enfront d'aquestes crítiques, Ferran Mascarell reconeix que "possiblement l'esforç en pedres (equipaments culturals) no sempre s'ha vist acompanyat d'un resultat òptim en la gestió artística o gerencial". El regidor de Cultura de l'Ajuntament de Barcelona demana canalitzar tots els esforços "públics i privats" cap a la configuració d'una ciutat "capaç de produir continguts culturals". I reclama una implicació més gran de les altres institucions públiques, la Generalitat i l'Estat, en aquest projecte.

La mercantilització de la cultura és el tercer i últim gran eix entorn del qual giren les respostes a la nostra enquesta. Els entrevistats afirmen que la cultura actual, no sols a Barcelona, sinó en tot el món occidental, està fortament condicionada per les lleis del mercat. Falten línies mestres en el pensament col.lectiu, explica Josep Corredor Matheos, de manera que "el mercat domina tot allò que és susceptible de ser venut a gran escala". I la cultura no és una excepció. Sols es produeix el que ven, i mana la llei de l'oferta i la demanda en un camp en el qual s'hauria d'imposar la creativitat de l'artista. En conseqüència, les creacions cada cop es preocupen més del com que del què, de les formes que dels continguts. I aquesta situació resulta paradoxal en una ciutat que, com diu Jordi Dauder, si per alguna cosa es caracteritza i s'ha caracteritzat sempre és per la seva creativitat.


el nuevo concejal carles martí apuesta por la cultura como un motor de la cohesión social                          abc / barcelona

El nuevo concejal de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, Carles Martí, apostó ayer por que la cultura se convierta en un imprescindible «vehículo de cohesión social y sea generadora de espacios de diálogo y valores compartidos».

Martí, que ha sucedido en el cargo al titular de Cultura, Ferran Mascarell, subrayó este punto como una de las prioridades del resto de legislatura en la que también Barcelona tiene que consolidar su capitalidad cultural y el Instituto de Cultura de Barcelona (Icub) tiene que ejercer de catalizador.

Consciente de que es un año «marcado por tres procesos electorales», Martí, en un encuentro con la Prensa, dijo que no es cuestión de «inventar nada» sino de continuar el trabajo iniciado por Mascarell y poner el acento en cuestiones como la «cohesión social» y la deseada «cultura de proximidad».

Para Martí, tras unas etapas en que la política cultural de Barcelona ha tenido que reencontrarse con el espacio público, ha insistido en la capitalidad de Barcelona con grandes infraestructuras y ha desarrollado la ciudad desde el punto de vista económico y social, ahora es turno de que sirva de «vehículo de cohesión social».

El concejal, a título de ejemplo, consideró un buen punto de arranque el plan de bibliotecas de Barcelona y que ahora se tiene que ampliar con equipamientos y programas que permitan «ligar la cultura con la Barcelona de los barrios». Por su parte, el nuevo director del Icub, Carles Martí, incidió en la importancia de unos «servicios culturales de proximidad» y que los centros y museos sean un fiel reflejo de la articulación social en la que es «básica» la interculturalidad.

El responsable de cultura municipal aseguró que entre los nuevos equipamientos que podrían favorecer la integración figuran los espacios de creación cultural de base donde «todo el mundo pueda estar representado» y remarcó que uno de los objetivos es evitar la formación de guetos.

Otro de los objetivos que se marcó Martí para el año que resta de legislatura es «sentar las bases» de una relación normalizada entre el Ayuntamiento y la Generalitat, aprovechando que el titular de Cultura, Ferran Mascarell, «es el interlocutor perfecto». Martí afirmó que se tienen que aprovechar estos meses para «dejarlo todo asentado y concretarlo en un futuro» en aspectos como el papel de la Generalitat en los museos y teatros de la ciudad, la participación del Govern en el Centro Cultural del Born y en el Museo de Ciencias Naturales o su posición en el Institut del Teatre. «Queremos un compromiso compartido entre todos», añadió.

El concejal también sostuvo que Barcelona no se puede contentar con ser capital cultural de Cataluña, sino que también lo puede ser de España en diversos ámbitos.


mascarell apuesta por una cultura con dimensión social y eco internacional

Ambición, eficiencia, proyección internacional, diálogo y dimensión social. Estas son las claves con las que el nuevo conseller de Cultura de la Generalitat, Ferran Mascarell, aspira a convertir su departamento en una institución 'capaz de pensar y de dar respuesta a los retos culturales y a los cambios que plantea la sociedad'. 'No se pueden hacer políticas culturales que vaya por detrás de los hechos', señaló Mascarell poco después de tomar posesión de su cargo en un acto solemne celebrado en el Palau de la Generalitat.

'Tenemos un país con una potencialidad cultural mucho más alta de lo de que pensamos -apuntó-, pero estamos un poco encallados a la hora de ponerla de manifiesto'. De ahí que los grandes retos que se plantea pasen por potenciar la proyección internacional para evitar que 'la capacidad creativa se frustre por limitaciones territoriales' y entender la cultura como un área de trabajo basada en el diálogo y relaciones con todos los agentes culturales. 'La principal productora de cultura no es la conselleria, sino la sociedad, y esto supone entender el trabajo como algo basado en los pactos'.

Pactos con los Ayuntamientos, con los creadores y con las empresas.

la cultura como hecho social

La conselleria no tiene que hacer cultura -insistió-, sino dar las herramientas y los espacios para que la cultura se pueda manifestar y, si hace falta, crear una nueva generación de espacios.

departament de cultura i mitjans de comunicació                                   el triangulo y su eco


bienvenido, mr. m              xavier bru de sala / 03 mayo 2006

Ferran Mascarell es el más dotado de cuantos podían ser consellers de Cultura, pero esa es un arma de doble filo

Todos me preguntan por mi opinión sobre el nombramiento de Ferran Mascarell como conseller de Cultura, pero me limito a levantar las cejas, en señal de admirativa incógnita. O sea que vete a saber. Intentaré ser ahora un poco más explícito, si bien es él quien debe despejar los interrogantes, lo cual tal vez habrá empezado a hacer en el momento de publicarse estas líneas, aunque no lo ha hecho todavía en el de escribirlas, y eso que he esperado hasta el último minuto para cerrarlas y mandarlas a la redacción del ´Cultura/ s´. Vaya por delante mi felicitación, acompañada de los mejores deseos.

Como político, pues a fin de cuentas a eso se dedica, Mascarell es de los más avispados. Como teórico de la cultura, está entre los mejores. Nadie le gana en experiencia de gestión cultural y, aunque tuviera menos, debe reconocerse que también sobresaldría. Que por sí mismo, por sus capacidades, con independencia de los cargos que pueda ejercer, merezca una puntuación tan alta, puede llegar a ser una cruz. Si pretende dejar huella con amplios consensos, su paso por la conselleria puede marcar un antes y un después de la cultura en Catalunya. De lo contrario, si se propone que todo quede como estaba, pero a cubierto de disidencias críticas, elaborando un bonito y eficiente paraguas de ideas y mensajes con varillas reforzadas y tela de diseño, y sosteniéndolo con mano de hierro, va a ser muy difícil encontrar maneras de hacer mella. La cultura catalana está en manos de todos los que la hacemos, pero desde los tiempos de Max Cahner nadie había tenido tanta influencia como Mascarell. Mucho depende pues de él.

Si actúa como en los últimos años en el consistorio barcelonés, apañados vamos. ¿Recordáis el Manifest de Sant Jordi? Pues estuvo redactado y firmado por culturalistas que entendemos la función de la Administración como impulsora de la cultura de modo muy distinto a como él la ejerció cada vez más. En vez de encajar la crítica, la descalificó. En vez de responder con sus líneas de actuación a los parámetros del Manifest, prosiguió limitando el campo a poco más que la oferta municipal, que ha ido cobrando más y más protagonismo a costa de lo que no es ayuntamiento. Competir con los presupuestos públicos en lugar de coadyuvar a la multitud floreciente de iniciativas, que de todos modos Barcelona y Catalunya no dejan de ofrecer. En conclusión, el teórico de la ciudad-laboratorio de ideas, modos, propuestas y nuevas realidades, acabó absteniéndose de impulsarlas.

La propia estructura de la conselleria no está pensada para esto, sino de manera muy principal para lo otro, la vida cultural fuera de la oferta pública. También el ayuntamiento disponía de una estructura más abierta y el ICUB, con todo su éxito de oferta y gestión, actúa casi en exclusiva para sí. Para lo otro estará el Consell de Cultura, sobre el que ya hay acuerdo, puede argumentarse. No es así. Nace bien orientado, si ahora Mascarell no da una batalla para limitar un poco más su alcance, pero corto de competencias. Por lo menos durante el resto de legislatura, y buena parte de la próxima, la conselleria debe contar mucho. Si se abstiene, va a generar desilusión, al separar más y más lo público, resguardado bajo el brillo del paraguas, de las pulsiones reales de la cultura a la intemperie.

Las afinidades ideológicas, las complicidades de mucha de la gente de la cultura con las formaciones políticas, son un lastre que va a la baja, pues aumenta el número de los contrarios a la partidocracia como muro entre la creación cultural y la sociedad. Lo primordial es que las propuestas, las miradas no subsidiarias de la cultura sobre su propio entorno, dispongan de canales y altavoces que tienen ahora vedados. El Manifest exigía que las administraciones faciliten la interlocución social de la cultura, que desde lo público allanen espacio a la expresión de lo nuevo, de lo crítico, lo exigente. Quien no contribuya a ello acabará no de contra sino de anticultural.

estreno

Dato curioso, Mascarell no se estrenó en el cargo presidiendo acto alguno, sino que lo hizo con un recital poético en el Parlament y firmando ejemplares de su libro «La cultura en la era de la incertidumbre» el día de Sant Jordi. «La cultura sirve para redimirnos del horror de la propia existencia, y de la dificultad de entender qué somos y qué hacemos en la vida», sentenció Mascarell en un programa de televisión dos días antes de convertirse en el nuevo titular de Cultura.

Mascarell lleva a la conselleria varias de las ideas que ha ido desgranando en su gestión última en el Ayuntamiento de Barcelona. "Catalunya - dice- cambia y ha pasado de ser un país monocultural a uno pluricultural.

Y el cambio lo ha hecho de manera muy rápida. No sólo por la inmigración, sino por las necesidades culturales de la gente mayor de 65 años o las necesidades de expresividad de la gente joven, por eso hay que dar una mayor dimensión social a la cultura.

consell de les arts : ¡ toma piedra !


¿ simples palabras ?

Mascarell, que dedica a Barcelona los capítulos que cierran el estudio, destacó también que en su opinión una ciudad "es la mayor materialización cultural que son capaces de hacer los humanos". Con todo, a pesar de las múltiples propuestas que recoge en la obra, señaló que "la mejor política cultural es aquella que promueve la libertad y deja escoger a los ciudadanos". Narcís Serra, encargado de glosar el libro en el Ateneo Barcelonés, subrayó el enfoque historicista del estudio, "una perspectiva normalmente menospreciada, pero que permite explicar los problemas de la sociedad actual a partir de la cultura"


conseller  de cultura i medios de comunicacion                     el periodico / 2007

 joan manuel tresserras gaju

El nuevo 'conseller' es especialista en los orígenes y el desarrollo de la cultura y los medios de comunicación de masas en Catalunya.

 Nacido en Rubí en 1955.

Independiente, aunque desde hace mucho tiempo, muy próximo a los postulados de Esquerra, la trayectoria de Tresserras se centra básicamente en el terreno docente. Profesor en la UAB, ha dirigido su departamento de Periodismo y Ciencias de la Comunicación. Especializado en Historia de la Comunicación ha sido galardonado con diversos premios y ha escrito numerosos libros de ensayo.


el destino de un pueblo depende del valor que sus Gobiernos dan a la cultura  

jose luis rodriguez zapatero / discurso investidura 2004

Señorías,

Una convivencia avanzada se construye y asegura con la cultura. Convivir es compartir una misma cultura. Por ello no es cultura lo que no es permeable a las ideas y maneras de los otros, lo que no nos deja convivir.

El destino de un pueblo depende del valor que sus Gobiernos dan a la cultura.

Por ello me propongo que la cultura se sitúe en la esfera de las cuestiones de Estado. Mi Gobierno va a hacer de nuestra cultura la gran embajadora en el mundo; de nuestro patrimonio artístico, intelectual, humano, nuestras grandes cartas de presentación y nuestras manos tendidas; de nuestros creadores y sus obras, nuestra mayor riqueza, el lenguaje del diálogo y el encuentro, porque tal actitud incluye trabajar por todos y para todos.

Señorías, quiero decirlo claramente: para el Gobierno de España la cultura no merece ser tratada como una mercancía más. La cultura no es un objeto mercantil puro que deba regirse estrictamente por las reglas de la oferta y la demanda. La cultura encierra todo el pasado y todo el futuro de un país, las vivencias de las generaciones pasadas, las ambiciones de futuro de nuestros conciudadanos. Esta razón, y no otra, justifica el principio de excepción cultural que defenderemos desde el Gobierno.

El nuevo Gobierno será beligerante en la promoción y en el apoyo a las creaciones culturales españolas y en la difusión internacional de las lenguas de España. Fomentaremos también el acceso a nuestro país de todas las manifestaciones culturales de calidad, vengan de donde vengan; pero, por encima de todo, también velaremos para que el producto del genio y del talento de nuestros cineastas, de nuestros músicos, de nuestros artistas, de nuestros creadores, sea disfrutado en España y se esparza por todo el mundo. 



This years EF summer gathering took place over 5 days from 13th August on an idyllic nature reserve near Ripon in North Yorkshire. These gatherings have been taking place annually now for almost a decade and continue attract around 4 - 500 people each year. There is no hype, no big name speakers to tell you how it is, and no mass marketing campaign advertising the event in cities all over the UK



la cultura el nicho ecológico de nuestra especie

Los seres humanos (a veces llamados genéricamente hombres, aunque ese término puede aplicarse también específicamente a los individuos de sexo masculino) constituyen actualmente desde el punto de vista biológico una sola especie, Homo sapiens, la única superviviente del género Homo, ampliamente diversificado en el último millón y medio de años. Homo sapiens pertenece a una estirpe de Primates, los hominoideos diferenciada en Asia y en África, de donde surgió la familia de la que forma parte, los homínidos.

El nombre científico alude al rasgo biológico más característico: sapiens significa sabio o capaz de conocer, y se refiere a la consideración del hombre como «animal racional», al contrario que todas las otras especies. Es precisamente la capacidad del ser humano de realizar operaciones conceptuales y simbólicas muy complejas -que incluyen, por ejemplo, el uso de sistemas lingüísticos muy sofisticados, el razonamiento abstracto y las capacidades de introspección y especulación- uno de sus rasgos más destacados. Posiblemente esta complejidad, fundada neurológicamente en un aumento del tamaño del cerebro y sobre todo de su complejidad, sea también una de las causas, a la vez que producto, de las muy complejas estructuras sociales que el ser humano ha desarrollado, y que forman una de las bases de la cultura, entendida biológicamente como la capacidad para transmitir información y hábitos por imitación e instrucción, en vez de por herencia genética. Esta propiedad no es exclusiva de esta especie, y es importante también en otros primates, pero alcanza en H. sapiens un desarrollo cualitativamente distinto, que ha justificado que A. Montagu situara en la cultura el nicho ecológico de nuestra especie.

humano wikipedia




can ricart 2006
copyleft 2007 fangfastik | circpau | webmasters