:)
inicio
el efecto circpau
estratégia y táctica
organizativo
ecómico
comunicación
festival circpau
index

top volver avance




estratégia y táctica
producción energía Imprimir E-mail





el consumo de energía en España se ha duplicado en las tres últimas décadas    10 Octubre 2006 /  agencia efe

España mantiene una economía energéticamente ineficiente y el consumo de la energía se ha más que duplicado en tres décadas (multiplicándose por 2,5 entre 1973 y 2005), según el informe de Sostenibilidad en España 2006, elaborado por el Observatorio de Sostenibilidad.

Bajo la presidencia del ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, expuso los resultados del informe el director ejecutivo del Observatorio de la Sostenibilidad en España (OSE), Luis Jiménez Herrero.

La fuerte dependencia energética y la elevada intensidad del uso de recursos energéticos en los procesos productivos y en los sectores difusos, especialmente en el transporte fue una de las "tendencias insostenibles" subrayada por Jiménez.

En el período 1990 a 2000, en España se ha incrementado un 38% el consumo de energía primaria y un 45% el parque de automóviles, mientras que la población en el mismo período se ha mantenido prácticamente estable.

El equipamiento de los hogares ha aumentado "de forma espectacular" en España: en 2003 se facturaron 940.000 unidades de equipos de aire acondicionado, lo que supone un 30% más que el ejercicio anterior y cada año se venden 23 millones de electrodomésticos.

También aumentan las emisiones de gases de efecto invernadero: en el período 1990-2004 crecieron un 48% y en 2005 pueden haber subido un 53%.

Frente a todo ello, Narbona recalcó la puesta en marcha en los dos últimos años de la ley que regula los derechos de acceso a la información, de participación pública y de acceso a la justicia en materia de medio ambiente y la creación de la Fiscalía para delitos medioambientales, cuestiones que señaló como "los dos grandes hitos" logrados en este período.

También se refirió a la elaboración por parte del Ministerio de Economía, en colaboración con el resto de departamentos implicados, de la Estrategia de desarrollo sostenible para España, un trabajo para el que, según dijo, el informe presentado será de una gran ayuda.

Es un esfuerzo de diagnóstico y de profundización en nuestra realidad económica social y ambiental y va a ser una buena base para las medidas que haya que tomar en el marco de esta Estrategia de desarrollo sostenible que España necesita para dar respuestas a tantos desafíos ambientales", aseveró Narbona en su intervención.

De los datos publicados, señaló la existencia de "razones para la esperanza", pero también reconoció "cuán lejos veo todavía el cambio de tendencia desde el punto de vista cultural y sociopolítico en este país".

En su opinión, sigue siendo "imprescindible" que España se instale "en una nueva cultura de la energía". En este sentido abogó porque los precios de la energía reflejen mucho mejor sus costes.


La tarifa eléctrica

Las tarifas de la electricidad han ido aumentado en los dos últimos años y seguirán haciéndolo. El objetivo es conseguir que cada ciudadano tome las decisiones de consumir energía eléctrica de acuerdo con referencias mucho más reales. Todo lo que avancemos en esa dirección de adecuarse a la realidad supondrá dar un paso adelante real", sentenció.

Entre las tendencias insostenibles que recalca el informe destaca la "escasa flexibilidad" del modelo económico para desacoplar el fuerte crecimiento de la producción respecto de las presiones ambientales; la fuerte dependencia energética y la elevada intensidad del uso de recursos energéticos - especialmente en el transporte-; y la destrucción del "capital territorial".

También advierte del "riesgo para la cohesión social" que supone una población creciente con un progresivo envejecimiento, y el impacto del fenómeno migratorio. Por último, se refiere al aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero; al cambio climático y su influencia en la sequía y la desertificación, y al impacto de la extensión de las redes de insfraestructuras asociadas al turismo y al transporte.

Energía del petróleo, gas y carbón. La energía química se convierte en calor para posteriormente transformarse en electricidad u otras formas de energía. Cuando la energía que proporcionan el petróleo, el gas o el carbón se obtiene en grandes cantidades, se transforma en energía eléctrica a través de las centrales termoeléctricas o carboeléctricas. En el caso de los transportes la energía se transforma en cinética o mecánica (pasando por la energía calorífica o térmica) o bien en energía calorífica cuando se trata de un calentador o una estufa.

Energía hidráulica. En ésta se aprovechan las caídas de agua que se originan por la diferencia de altura en un terreno, por lo tanto se trata de energía potencial. La energía hidráulica es energía mecánica, primero potencial, cuando el agua de un río es detenida por la cortina de una presa y se establece una diferencia de altura, y después cinética, cuando se deja caer el agua de la presa. Dicha energía cinética es la que se utiliza para mover un turbogenerador y producir energía eléctrica en las centrales hidroeléctricas.

Energía geotérmica. Es la energía calorífica del interior de la Tierra, la cual se transforma en energía mecánica y eléctrica a través de un turbogenerador.

Energía nuclear. En ésta, la energía que une a los núcleos de los átomos se transforma en energía calorífica, y ésta, a su vez, en mecánica y eléctrica.

Energía solar. En ésta se aprovecha directamente la radiación solar para producir calor o electricidad.

Energía eólica. Es la que utiliza la energía cinética de los vientos, que puede aprovecharse como tal o, a su vez, convertirse en electricidad.

Energía de la biomasa. Es el aprovechamiento de la materia viva y los desechos orgánicos como combustibles, por lo tanto se trata de energía química, que se pueden transformar en cualquier forma de energía. El caso de la madera es un ejemplo.


energía solar fotovoltaica

El Real Decreto Nº 2818/1998 del 30 de Diciembre de 1998 que entró en vigor a principios de 1999 dice claramente que es obligación de las empresas de electricidad, comprar la electricidad producida por sistemas fotovoltaicos, y además la facturación tiene una prima que se establece en 0,39€ por kWh producido para sistemas inferiores de 5 kWp y 0,21€ por kWh producido para sistemas mayores de 5 kWp.

En estas instalaciones, toda la energía producida, la vendemos a la red a 0,39€ (en instalaciones inferiores a 5kwp) y consumimos de la red, para nuestro uso, a la tarifa que tengamos contratada. ( normalmente a 0,082€/kwh )

Para poder facturar a la empresa de electricidad, es necesario darse de alta en el Ministerio de Hacienda como productor de energía renovable y pagar una cuota anual de IAE (Impuesto a las Actividades Económicas) de aprox. 39,00€ por año, según la legislación vigente.

Los elementos necesarios son los siguientes:

Contador eléctrico bi direccional.

Nos permite medir la energía producida e inyectada a la red eléctrica, siendo aconsejable que sea proporcionado por la compañía eléctrica.

Placas solares fotovoltaicas.

Los módulos fotovoltaicos son los responsables de captar la radiación solar para transformarla en energía eléctrica a corriente continua.

Inversor de corriente.

Su función es realizar la conversión de corriente continua a corriente alterna. ( la que utiliza la red )

Las subvenciones solicitables para la instalación, suponen una media del 50% del importe de la inversión, siendo gestionadas por los correspondientes organismos de las Comunidades Autónomas.

A través de los años el hombre ha perfeccionado la capacidad de hacer trabajos que requieran grandes esfuerzos físicos, para dejar a las máquinas las tareas pesadas y dedicarse a labores más creativas; sin embargo, como consecuencia ha aumentado el consumo de energía por habitante, el cual es más alto en los países desarrollados. Por otro lado, las máquinas han acortado el tiempo que se requería para desempeñar muchas actividades, por lo cual es fundamental producir energía utilizable a través de las diferentes fuentes. Cuando se habla de energéticos nos referimos al aprovechamiento de dichas fuentes, así como a su óptima utilización.

La estrella más cercana a la Tierra es el Sol, que se encuentra a 149 450 000 km de distancia; nuestra estrella tiene un diámetro de 1 391 000 km, aunque para nosotros no es más que un plato amarillo de unos cuantos centímetros de diámetro. Tiene una masa de 2 X 1030 kilogramos (un dos con treinta ceros), cifra difícil de imaginar para nosotros, que estamos acostumbrados a las masas de los objetos terrestres, pero es 333 veces más pesado que la Tierra.

El núcleo del Sol tiene una temperatura de 15 millones de grados Celsius y ésta va disminuyendo hasta llegar a la superficie solar, donde la temperatura promedio es de 5 770ºC.

En el interior del Sol, como en todas las estrellas, se llevan a cabo reacciones de fusión nuclear. En este tipo de reacciones se unen los núcleos de átomos ligeros, como el hidrógeno y el helio, para formar átomos más pesados y en el proceso se liberan grandes cantidades de energía; la energía que nos envía el Sol es, por lo tanto, de origen nuclear. Dos núcleos de deuterio (isótopo del hidrógeno) se fusionan y transforman en helio; los núcleos de helio, en carbono, y así sucesivamente hasta constituir elementos cada vez más pesados. Actualmente, el Sol está compuesto de 73.46% de hidrógeno y 24.85% de helio (el resto son elementos más pesados).

copyleft 2007 fangfastik | circpau | webmasters